“Noche de circo”

23 agosto 2009

por Gerónimo Elortegui

Las infidelidades siempre han sido -y seguirán siendo- un problema central en la vida del individuo común y corriente. El sentido de posesión de una persona hacia otra es lo que equivocada y generalmente, la gran mayoría denomina amor. No sé exactamente lo que esa palabra significa en toda su complejidad, pero tendería a pensar que no tiene mucho que ver con considerar al otro un objeto de tu pertenencia. Porque esto trae aparejadas ciertas consecuencias y de eso habla el maestro Bergman aquí.

"Gycklarnas afton"

Este circo que sería la representación de esos celos generados por el pavoneo constante de unos frente a otros en una demostración constante de vanidad, a la que después de todo, se está obligado por la básica necesidad de la especie a la supervivencia. Representación que termina generando una serie de actos, que tendrán la mayoría de las veces resoluciones patéticas debidas a las heridas producidas en el ego, o amor propio, que siempre será más grande que el que le profesamos a los demás. Y todo está concebido para hablarnos de eso, desde el maquillaje y los espejos hasta el excelente montaje interno de las escenas, con un buen resultado para un filme menor dentro de la filmografía de su autor.

Título Original: “Gycklarnas afton”. Dirección y Guión: Ingmar Bergman. Con: Åke Grönberg, Harriet Andersson, Hasse Ekman, Anders Ek, Gudrun Brost, Annika Tretow, Erik Strandmark, Gunnar Björnstrand, Curt Löwgren, Kiki. 1953.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: